La importancia del mantenimiento de ascensores en Madrid centro es muy alta debido a que una falta del mismo puede conllevar un grave accidente. Nos hemos acostumbrado totalmente a su función y muchas veces no somos conscientes de que nos está elevando a gran altura.

Cuando entramos en un ascensor vemos lo básico, cuatro paredes, una botonera, un espejo y una luminaria, no creemos que el mantenimiento de ascensores en Madrid centro sea del todo necesario.

Sensores, poleas, cables, frenos, motores, un procesador de señales que es el "cerebro" de la máquina, etc. Todos estos sistemas tienen que estar en perfecto estado de revista para que cumplan su cometido.

Un sensor en mal estado podría por ejemplo no detectar el cierre de puertas y poner la cabina en marcha con las puertas no del todo cerradas.

Un cable poco o mal engrasado generará ruidos y pérdida de vida útil. Además, estos se están sustituyendo por cintas planas revestidas de acero y protegidas de la corrosión por un material sintético.

Los múltiples rodamientos que nos podemos encontrar en el complejo sistema de poleas tienen que ser engrasados cada cierto tiempo, aunque actualmente se sustituyen por unos estancos para preservar la grasa dentro de ellos. Un engrase deficiente puede dar lugar a chirridos y, lo que es peor, al gripaje y la rotura posterior de dicho rodamiento inutilizando dichas poleas.

En resumidas cuentas, podemos llegar a la conclusión de que, aunque gracias a los sistemas de seguridad propios que lleva el ascensor, los riesgos de un accidente mortal son mínimos, es muy importante un buen mantenimiento de todos los sistemas, ya que esto nos evitará ruidos, un mayor consumo, averías y contratiempos por inutilización del ascensor.

En ANTONINO ASCENSORES estamos para ayudarte y darte los mejores consejos para el mantenimiento de tu ascensor.